3465426
Hoy
Ayer
Esta Semana
Ip
Este Mes
Mes Pasado
Todos los Días
533
438
2515
873256
11820
25354
3465426

Su IP: 54.161.3.96
Server Time: 2017-11-17 11:28:38

QUERIDA VIAJERA: DOS SEMANAS DESDE MI REGRESO DE COSTA RICA

Querida Viajera,

Hace dos semanas que regrese de uno de los países más bellos que he visitado en mi vida, hablo de Costa Rica y es por eso que te mando esta carta esperando que te encuentres bien en cada ámbito de tu vida.

Antes de explicarte sobre mi viaje quiero que sepas que en los últimos quince meses hago todo lo que antes no hacía. Camino todos los días y no lo hago como método de ejercicio sino he sustituido el vehículo por mis piernas. Camino a todas horas y sin importar el clima o la temperatura. Incluso en la escuela me cambio de ropa siendo que ahí tengo mi uniforme y al acabar clases me pongo mi mochila y continúo caminando. ¿Por qué te menciono esto? Porque es la única manera que puedo describir sobre mi viaje a Costa Rica.

Primeramente, yo no escogí a Costa Rica, Costa Rica me escogió a mí. Yo debería haber ido a Perú, pero ese dinero estaba destinado para otro lugar y siendo que me he prometido viajar a tres países por año hasta que Dios me llame a su presencia, únicamente me alcanzaba para ir ese país. Físicamente estaba mejor preparado para mi segundo país latinoamericano que cuando visite Guatemala

No te daré un recuento aburrido de todo lo que viví en San José, capital de Costa Rica, pero te diré que algunos turistas comenzando por los mismos Ticos dicen que su ciudad esta fea comparada a otras en Centro América.

Yo estoy en desacuerdo.

No existe lo feo cuando uno viaja, existen cosas diferentes, pero nunca feas por que el puro hecho de visitar otro país es una bendición de Dios y más cuando lo hacemos como mexicanos.

Recorrí las calles de San José por cuatro días. Las recorrí de día, de tarde y de noche. Camine en el sol, camine en la lluvia, y camine en todas las direcciones que fueran posibles. Entre a museos, teatros, tiendas, mercados, colonias, embajadas, restaurantes, iglesias y hable con cuánta gente pudiera hablar fueran Ticos o extranjeros.

Comí y bebí de todo sin subir un solo kilo de peso por la cantidad de ejercicio que hacia caminando. En las tardes tenía que usar una chaqueta por estar fresco, esto no lo podía creer siendo que pensaba que todo Centro América sería un horno de calor.

Pero aquí solo comienza mi recuento.

En Costa Rica hice algo que no hice en Guatemala, salí de la capital para viajar por el país, mi primer destino fue Cartago, la capital original de Costa Rica y hogar del Volcán Irazú, el más alto de ese país (3,440 metros). No me alcanzan las palabras para explicar lo que se siente estar en la cima de un volcán y ver las nubes en una altitud inferior a mí. El viento fresco soplaba con todo su esplendor y el sol brillaba recompensando mi esfuerzo. Cuando descendí al cráter Dios estaba ahí. Sentí su presencia al ver la majestuosidad de su creación y sabía que únicamente era por su gracia, amor y misericordia que me encontraba en ese lugar. Pensé en ti y de cómo hubiéramos gozado de este momento juntos. 

El domingo 16 viaje al Parque Nacional ‘Manuel Antonio’ lugar donde la selva, los animales selváticos, las montañas y el Océano Pacifico se juntan en todo su esplendor. Camine por la selva de subida y de bajada siempre acompañado por algún mono carablanca que se acercaba o alguna otra vida silvestre que desconocía, pero todos coexistíamos en armonía como en el Jardín del Edén. Mi caminata por la selva húmeda fue recompensada por las aguas tibias del océano pacifico. Nade a lo profundo y simplemente flotaba sin esfuerzo alguno.

Estaba en el Parque Jurásico, el país donde se filmaron estas películas.

Pero estas no fueron las únicas experiencias que viví en Costa Rica, conocí a Cristian Guzmán uno de los pintores más importantes de ese país y por cerca de dos horas nos sentamos compartiendo ideas y opiniones. Hasta poso para mi cámara. También visite el Teatro Nacional para una función de danza contemporánea.

En todo mi tiempo en Costa Rica me mantuve totalmente humilde para nunca perder mi espíritu de asombro. Compré un libro del país en el centro de la ciudad y lo comencé a leer con un hambre de conocimiento y lo vine acabando para el tiempo que el avión aterrizó en mi viaje de regreso a la Ciudad de México.

Aprendí a vivir sin mi laptop siendo que murió en su segundo día en Costa Rica haciendo que guardara mi cámara profesional al no tener en donde bajar mis fotos. Tome mi IPad jamás pensando que podría sacar fotografías tan bellas con ese dispositivo. Aprendí que no es el equipo que hace al fotógrafo sino su pasión y ojo por capturar la creación de Dios para compartirla con los demás.

Me encuentro en este momento en la casa recordando todo lo que viví en ese bello país. Te extrañe en todo mi viaje y aunque no saliste en ninguna foto quiero que sepas que te lleve en mi corazón. En diciembre volveré a ponerme mi mochila y nuevamente saldré a viajar por el mundo. Me prometí tres viajes internacionales por año hasta que Dios me llame a su presencia más si el paraíso del cielo es semejante a Costa Rica entonces ahí quiero estar por toda la eternidad.

Espero que esta carta te llegue dondequiera que te encuentres sabiendo que después de mi próximo viaje te escribiré otra mientras tomo una taza de café pensando en ti.

_________________________________________

Sobre el autor: Abed Muñoz es socio operativo de Asesorías Académicas en Acuña, México. Asesorías Académicas es una institución de inglés con capacitaciones en ingenieria, para profesionistas vinculados al sector maquiladora: www.asesoriasacademicas.com.mx  Se pueden comunicar con él en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en Twitter @TravelingAbed